dentro

p { margin-bottom: 0.08in; }
p { margin-bottom: 0.08in; } p { margin-bottom: 0.08in; }

Catapultado, empujado hacia la luz; incinerado y arrojado de nuevo hacia atrás por un resorte invisible.
Cayendo, girando en un remolino de cenizas, sombra y luz; compulsivo y quieto a la vez, mareado y sereno: confundido.
De nuevo en el lodo, finalmente con los pies apoyados sobre algo, aunque sea un territorio enfangado y oscuro. A ciegas en el lodo intento saciar mi hambre y mi sed eternas, hasta que vomito arcilla y empiezo a sentirme despierto, ligero.
Vuelvo a mirar, es extraño, veo lo mismo pero aparece mezclado: el polvo está relleno de luz, y dentro de la claridad bailan las sombras. Caigo entonces en la cuenta, estoy mirando hacia dentro.
p { margin-bottom: 0.08in; }
Joaquín.ng
___________
Si te ha gustado la entrada, ¡subscribete a nuestro Feed RSS! También puedes seguirnos en Twitter.
Esta entrada fue publicada en filosofadas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *