razones

p { margin-bottom: 0.08in; } p { margin-bottom: 0.08in; }

Después de mucho tiempo intentando que mis actos fueran más grandes que mis palabras (según aconseja una vieja frase) me di por vencido; por más que me esforzaba, mis palabras seguían siendo más numerosas, y atrevidas, que mis actos.
También dicen que, a veces, rendirse es la forma de comprender. Cuando uno deja de empujar en la dirección equivocada, aparecen las soluciones. ¿La mía?
Mis actos no van a ser mayores que mis palabras, eso quedó claro; pero no todo está perdido:
A partir de este momento, mis palabras son mis actos.
___________
Si te ha gustado la entrada, ¡subscribete a nuestro Feed RSS! También puedes seguirnos en Twitter.
Esta entrada fue publicada en razones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *